Linfología

16/10/2018

Casi 2 millones de personas en España padecen de linfedema. Esta hinchazón de los tejidos de una parte del cuerpo debido a una mala circulación de la linfa que perjudica la calidad de vida y puede favorecer a infecciones locales. La utilización de compresión es un elemento clave de su tratamiento.  

El sistema linfático es una red de canales y de ganglios que garantizan respectivamente la circulación y la filtración de la linfa. Este líquido drena en el organismo las células inmunitarias, los nutrimentos y los desechos provenientes del metabolismo.

El linfedema: ¿por qué aparece?

Puede desarrollarse espontáneamente a raíz de una anomalía congénita, a raíz de una enfermedad hereditaria: se habla entonces de linfedema primario. También puede ocurrir  tras una cirugía por un cáncer o una infección, por ejemplo: en ese caso se trata de un linfedema secundario. La linfa acumulada en los tejidos subcutáneos provoca una hinchazón de la parte del cuerpo concernida por este disfuncionamiento. El linfedema afecta principalmente a los miembros (brazo y piernas), pero también otras regiones del cuerpo como el cuello o los órganos genitales.

Evolución y tratamientos

El linfedema es una enfermedad crónica para la cual se distinguen 3 fases de evolución:
 

  • Fase 1: el edema es localizado y puede disminuir elevando el miembro concernido;
  • Fase 2: el edema se extiende a todo el miembro de manera permanente, se acompaña de pliegues y modificaciones de la piel;
  • Fase 3: el miembro aumenta su volumen, se ve reducida la funcionalidad y movilidad, y presenta complicaciones dermatológicas infecciosas.

¿Qué soluciones?

El tratamiento del linfedema tiene por objeto impedir el aumento progresivo de volumen, mejorar la movilidad y prevenir la ocurrencia de complicaciones infecciosas debidas al fallo del sistema inmunitario en la región afectada. Incluye la colocación de vendas y el drenaje manual (masaje de la zona afectada por la estasis de la linfa) por un fisioterapeuta, la utilización de prendas o vendas de compresión, la actividad física y los cuidados de la piel. 

 

Fuentes documentales
HAS : La compression médicale dans le traitement du lymphoedème, 2010 International Lymphoedema Network : Best Practise for the management of lymphoedema, 2nd edition, Surgical Intervention : A position document on surgery for lymphoedema, 2012 Vignes S, Blanchard M, Yannoutsos A, Arrault M : Complications of Autologous Lymph-node Transplantation for Limb Lymphoedema. Eur J Vasc Endovasc Surg Jan 2013 Vignes S, Activités physiques et lymphœdèmes des membres. Sang Thrombose Vaisseaux 2011 ; 23, no 5 : 225-8
Ver también

El linfedema de los miembros inferiores

Consecuencia de un disfuncionamiento del sistema linfático, el linfedema del o de los miembro(s) inferior(es) es responsable de malestar y de riesgos de complicaciones cutáneas. Es necesario un tratamiento que incluya un drenaje manual y compresión del miembro afectado.
MÁS INFORMACIÓN

Las otras localizaciones del linfedema

Si el linfedema del brazo tras el cáncer de mama o de los miembros inferiores es muy conocido hoy en día y tratado en el día a día por los profesionales de salud, también puede alcanzar, en casos más aislados, a la cabeza, los genitales o la mama.
MÁS INFORMACIÓN